Como católico, y como salvadoreño, me alegra el momento histórico que vivimos todos como hermanos este día: la beatificación de Monseñor Óscar A. Romero, primer salvadoreño elevado a los altares de la Iglesia.

“Es momento favorable para una verdadera y propia reconciliación nacional” ha dicho su santidad el papa Francisco.

Su mensaje de paz sigue vigente.

This painting of Salvadoran Archbishop Oscar Romero is located in the lower level of the Cathedral of San Salvador. (CNS photo/Octavio Duran) See POPE-ROMERO Feb. 3, 2015, ROMERO-BEATIFICATION Feb. 4, 2015, and VATICAN LETTER Feb. 5, 2015.

Advertisements