Siempre he comentado que el hecho de ser joven no es un mérito o un logro. La juventud es una circunstancia que todos pasamos en nuestra vida. Lo que debemos resaltar en esta elección son las nuevas propuestas, los nuevos estilos de hacer política y los valores con los cuales se ejerce esta responsabilidad.

A pesar de lo anterior, debo hacer un par de comentarios sobre “la juventud” participando en candidaturas. ARENA abre las puertas a un proceso innovador de selección de candidatos  y en muchos departamentos los jóvenes se inscriben a participar como candidatos a diputados o alcaldes. Tenemos candidatos jóvenes en todos los departamentos a la Asamblea Legislativa, y a los Concejos Municipales, lastimosamente en mi partido somos pocos los jóvenes que hablamos de la integración centroamericana como una herramienta para el desarrollo. Quiero que mi candidatura ponga sobre la mesa este importante tema.

Existen ciertas limitantes a ser un joven en la política: la clase política establecida resiste los cambios y ve a los jóvenes como amenaza a sus territorios, sin embargo el reto de la juventud es involucrarse de forma propositiva y que con nuestras acciones concretas se vaya mejorando el clima de participación. Otra limitante a ser joven y participar en política es la falta de recursos para emprender campañas costosas, muchas veces estamos en nuestros primeros empleos o recién graduados y esto puede limitar nuestro accionar. Debemos evitar a toda costa ser jóvenes con mañas de políticos establecidos.  Mi recomendación es aprender de lo bueno y corregir lo malo de las generaciones anteriores.

Pero no todo es lamentos: los jóvenes a veces tenemos más energías para visitar comunidades, hablar con vecinos y caminar el territorio. De la misma forma, se nos facilita mucho más el uso de la tecnología y podemos contar con el Facebook, twitter, los blogs y otras plataformas como herramientas de bajo costo pero con impacto que podemos dirigir para dar a conocer nuestras ideas y propuestas. Muchas veces la actitud crítica de los jóvenes nos motiva a plantear reformas o estilos diferentes, y a sacudir un poco el Status Quo que debemos mejorar.

A los jóvenes votantes hay que tomarlos en consideración en este blog: un partido político parece dar esos votos por ganados y otro parecer darlos por perdidos, y en conclusión nadie le habla a los votantes jóvenes con campañas dirigidas o propuestas concretas. Este es un reto que nosotros los candidatos debemos asumir.

No es del todo sano desechar la experiencia de la misma forma que descartar a un candidato por su condición de juventud tampoco es beneficioso para la democracia. El reto para los candidatos jóvenes y los votantes jóvenes será siempre el mismo: estudiar los temas, hacer las preguntas incómodas, criticar con propuestas y enrollarse las mangas y ponerse a trabajar.   ###

Advertisements