En la campaña para elegir a los veinte representantes de El Salvador al Parlamento Centroamericano hemos escuchado en los 262 municipios los mismos dos comentarios:

  • El PARLACEN no hace nada (y la conclusión suele ser: “anulemos nuestro voto”)
  • A los partidos políticos no les interesa quien llegue al PARLACEN: (supuesta solución: “votemos por Bandera.”)

Mi propuesta a ambos comentarios es la misma: Votemos por rostro y renovemos el PARLACEN, hagamos que los partidos políticos le apuesten a la integración centroamericana decidiendo por las candidaturas propositivas. Les quiero explicar porqué:

La percepción generalizada que el PARLACEN es inoperante es producto de dos factores que debemos analizar: en primer lugar debemos tomar en cuenta que las decisiones del PARLACEN no son vinculantes a sus Estados miembros, es decir que no son obligatorias y se quedan muchas veces en declaraciones idealistas. Los recursos que se invierten en mantener el Parlamento difícilmente se pueden justificar. En segundo lugar, debemos considerar que al no tener el incentivo de votar directamente por nuestros representantes al PARLACEN, la clase política y los medios de comunicación han ignorado la institución.  Esto está cambiando con la elección del primero de marzo: hemos visto a los candidatos a diputados al PARLACEN en los medios de comunicación explicando sus propuestas y dando a conocer la importancia de la integración centroamericana. (Aunque la terminología incomoda: la campaña está obligando a la rendición de cuentas, elemento sano de cualquier democracia.)

Yo sí creo en la integración centroamericana. Si el PARLACEN funciona o no funciona no es impedimento para la integración en materia comercial, la promoción de inversiones, los retos de la migración, los problemas transnacionales que debemos resolver como el medio ambiente y la seguridad, y sobre todo: la creación de estrategias regionales para generar desarrollo. Creo importante que homologuemos muchas leyes e impulsemos políticas públicas en común y espero que el PARLACEN asuma sus funciones necesarias en estos campos.  Al estudiar las experiencias de parlamentos de integración regional en otras partes del mundo nos damos cuenta que (aunque incomode decirlo) el PARLACEN se ha quedado corto en su misión.

Además, el Sistema de Integración Centroamericana es grande, recibe muchos fondos de cooperación e impulsa iniciativas importantes, y el PARLACEN debería jugar un papel más relevante en estos procesos y acompañar al Sistema en la búsqueda de la integración. ¿Acaso no debemos reactivar la función de control que debería ejercer el PARLACEN sobre el resto del Sistema?

Al anular tu voto estás frenando la agenda de reformas y estas apoyando de forma indirecta a que las cosas sigan como están. Siendo realistas, el voto nulo no hace más que facilitar una elección más de un PARLACEN más y no un PARLACEN diferente. Mi propuesta ha sido clara: renovar el PARLACEN, impulsar las reformas necesarias (desde lo administrativo a lo operativo, pero sobre todo: generar el debate sobre lo obsoleto de los tratados que dan vida al PARLACEN.)  Si votas por bandera es igual: permitís que otros tomen la decisión de impulsar o no una agenda de renovación. ARENA está presentando veinte candidaturas diferentes, dinámicas y cada una con sus fortalezas. Queremos que sea el ciudadano por medio de su voto quien decida quien los representará en el PARLACEN.

En un artículo publicado en EDH hace un par de semanas comentaba que la motivación de buscar una candidatura al PARLACEN es precisamente la frustración de ver un sueño integracionista tal y como está. Las críticas al PARLACEN me motivan cada día más y me refuerzan la idea que estamos en el camino correcto impulsando este debate tan necesario. ###

Advertisements