Por Fernando Bautista.
Publicado Martes 09 de diciembre de 2014 en http://www.ajedrezpolitico.net/

Los candidatos de todos los partidos políticos repiten, elección tras elección, que ese proceso electoral es el más importante para el País. Hasta cierto punto es cierto, con los cambios y reformas que acercan los procesos democráticos a la ciudadanía, cada elección es la más importante. Y esta elección es la más importante en la historia de nuestro País, es la elección de los ciudadanos.

La elección presidencial en la cual resultó electo el Presidente Duarte se da en el contexto del conflicto armado, y con ARENA participando en elecciones presidenciales por primera vez. En ese momento, la elección presidencial era un momento decisivo para la conclusión del conflicto y la apertura de una era de democracia en nuestro País. La hegemonía PDC-PCN se estaba rompiendo, y otras fuerzas políticas en la izquierda y la derecha, surgían como alternativas. En esa elección, el panorama político cambió para El Salvador a pesar de resistencia del Status Quo.

De igual forma en los noventas, con la incorporación del FMLN a la actividad política y en la elección de 1994 con la segunda vuelta electoral, se abre un capítulo de participación democrática en la cual las distintas propuestas ideológicas se miden a través de los votos como terreno de batalla en lugar de las armas.

Mauricio Funes viene a cambiar el panorama político en 2009, como un “outsider” que reta a las estructuras políticas, tanto del FMLN como de ARENA, a abordar la contienda electoral desde nuevas perspectivas. Su elección marca un momento histórico en nuestro País al llegar la izquierda democrática a ocupar el órgano ejecutivo por primera vez en su historia. Su distancia conveniente con el Partido que lo lleva al poder, cambia inclusive la dinámica interna del FMLN en su relación con la dirigencia. En enero de ese mismo año vimos a un Norman Quijano ganar la Alcaldía de San Salvador con una campaña substancialmente diferente a lo tradicionalmente ejecutado por ARENA. Su labor en la Municipalidad se caracterizó por desvestir a la comuna de los colores partidarios e institucionalizar los servicios municipales. La descentralización y la importancia de los gobiernos locales retoman la relevancia que había impulsado años atrás el ex Alcalde Héctor Silva.

En la elección de 2012, a raíz de la sentencia de la Sala de lo Constitucional que obligaba al voto por rostro y la participación de candidaturas independientes, vemos a un Partido ARENA adoptar una dinámica de campaña diferente: la bandera partidaria toma un segundo plano de relevancia, y son los candidatos que pasan al frente a ofrecer sus propuestas de campaña. Los ejemplos de Ana Vilma de Escobar y Alejandrina Castro en San Salvador, Silvia Ostorga de Escobar en Sonsonate marcan un momento histórico en el cual la ciudadanía, por medio de su voto, decide la elección de sus diputados. Las cúpulas partidarias pierden control sobre los diputados que resultan electos, inclusive en el FMLN con la elección de la Diputada Karina Sosa por sobre un gran número de sus compañeros candidatos.

La Ley de Acceso a la Información Pública del 2011 brindó una herramienta importante para los ciudadanos que exigen transparencia y rendición de cuentas del aparato público. Mediante el voto, los ciudadanos pueden manifestar su satisfacción o descontento con los servidores públicos. En la elección de 2015 se verán los efectos electorales de esta importante ley.

Pero esta es la elección más importante en la historia de El Salvador: Esta es la elección de los ciudadanos.En los gobiernos locales, tendremos como resultado Concejos Municipales plurales, que brindarán a la ciudadanía representación política en sus Alcaldías. Podremos votar por primera vez por candidatos de diferentes propuestas políticas con el voto cruzado, los candidatos independientes tendrás más garantías para su participación electoral, y por primera vez seremos parte de la integración centroamericana por medio de la elección directa de los diputados al Parlamento Centroamericano.

Yo decidí buscar una candidatura al PARLACEN precisamente porque los ciudadanos podrán votar por sus representantes, y porque estoy convencido que el proyecto de integración centroamericana es una herramienta fundamental para el desarrollo de El Salvador. La ciudadanía debe exigir contundentemente que los candidatos presentemos propuestas claras, reales y medibles para fortalecer el PARLACEN. Si creemos en el proyecto de la integración no nos debe dar miedo debatir la relevancia del PARLACEN y la participación de El Salvador en el mismo.

¿Qúe nos espera para las siguientes elecciones presidenciales? Yo espero más y mejores debates, mujeres asumiendo candidaturas importantes, y una generación post guerra más involucrada en los procesos democráticos. Mientras tanto en 2015 debemos asumir con responsabilidad el voto cruzado, los concejos municipales plurales y la elección histórica de los diputados al PARLACEN.

Advertisements